CERTIFICADO DE EFICIENCIA ENERGÉTICA (CEE)

¿Cuándo es necesario?

El certificado energético es necesario cuando vendemos o alquilamos un inmueble.

 

El propietario está obligado a disponer del certificado de eficiencia energética y la etiqueta energética antes de la firma de la operación inmobiliaria.

En caso de compraventa, en el momento de firmar el contrato deberá entregar el original del certificado de eficiencia energética.

En caso de alquiler, será necesario aportar a la firma una copia del CEE.

 

Además, la etiqueta se incluirá en toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o arrendamiento del edificio o unidad del edificio.

Deberá figurar siempre en la etiqueta, de forma clara e inequívoca, si se refiere al certificado de eficiencia energética del proyecto o al del edificio terminado.

 

¿Qué inmuebles requieren el certificado?

En general todos lo inmuebles (vivienda, oficina, local,…)

 

La Norma no obstante recoge las siguientes exclusiones de la obligación de disponer de un CEE:

  • Edificaciones que, por sus características deban permanecer abiertas

  • Edificios y monumentos protegidos oficialmente por ser parte de un entorno declarado o en razón de su particular valor arquitectónico o histórico, cuando el cumplimiento de tales exigencias pudiese alterar de manera inaceptable su carácter o aspecto

  • Edificios utilizados como lugares de culto y para actividades religiosa

  • Construcciones provisionales con un plazo previsto de utilización igual o inferior a 2 años

  • Edificios industriales y agrícolas, en la parte destinada a talleres, procesos industriales y agrícolas no residenciales

  • Edificios aislados con una superficie útil total inferior a 50 m2

  • Edificios de sencillez técnica y de escasa entidad constructiva que no tengan carácter residencial o público, ya sea de forma eventual o permanente, se desarrollen en una sola planta y no afecten a la seguridad de las personas.

  • Edificios que se compren para su demolición

  • Edificios de viviendas que sean objeto de un contrato de arrendamiento por un tiempo inferior a cuatro meses al año